viernes, 20 de diciembre de 2013

Esponja de caramelo, honeycomb o törökméz


Fue difícil encontrar como nombran este dulce en español. Pero al final el nombre que encontré creo que refleja bien su caracteristica. Este dulce es muy popular en Hungría siempre lo venden en las ferias y es un sabor de mi infancia. Perfecto como un “gastro regalo”. Solo lleva tres ingredientes y unos minutos para hacer. Comer sólo o romper en pequeños trozos y mezclar con helado de vainilla.
¡Es divino!


Ingredientes:


1 taza de azúcar blanco
3 cuchara de miel de buen calidad
1 y ¼ cucharita de bicarbonato sódico



Primero cogemos en una fuente y forramos con papel de horno pasamos un poco de mantequilla en-cima del papel para asegurar que no se quede pegado nuestro caramelo.
En un caldero calentamos el azúcar con la miel. Hasta que se disuelva completamente y se convierta en caramelo (cuidado que no se queme) lo quitamos del fuego añadimos rápidamente el bicarbonato sódico removemos rápido y la vertemos en la fuente. Dejamos completamente enfriar y después podemos cortar en trozos.




8 comentarios:

Doris mis cosillas dijo...

Que original esta receta, gracias por compartirla.Besosss

Fernando S dijo...

¡Genial!
Con tu permiso... la haré mañana mismo.
Mil gracias.
Cada día me gusta más la sencillez.
Feliz Navidad.
SEC
www.saborencristal.com

Nica dijo...

Espectacular!!
Lo tengo que probar.
Felices Fiestas.

Mónica López dijo...

No conocía esta receta. Se ve fantásticas.
Felices Fiestas.

fresaypimienta dijo...

Qué maravilla de fotografías!!! quiero probar este dulce, debe estar de vicio! un beso guapa y feliz Navidad!!!!

Cuky´s Cookies dijo...

Nunca había oído hablar de él, pero me parece muy original, tengo que probarlo, que a mí estas cosillas me encantan!! Descubrir postres de otros países es algo que me gusta mucho.
Las fotos son muy bonitas =)
¡¡Feliz Navidad!! Un besote grande!

María [Pastélite] dijo...

Uy, qué recuerdos de infancia... Yo de pequeña vivía en Suiza, y ha sido verlo y recordar el sabor que tenía, aunque la verdad no recuerdo dónde lo comía, porque no me parece algo suizo. A ver si me acuerdo!
Me ha encantado tu blog, me quedo por aquí.
Un beso!

Anónimo dijo...

hola,puedo cambiar el azúcar blanco por azucar moreno.

Publicar un comentario