miércoles, 26 de marzo de 2014

Un clásico - Soupe à la oignon - (sopa de cebolla)




Según el escritor de “Los tres mosqueteros”,  Alexandre Dumas: 
 “una sopa muy querida de los cazadores, gente de mala vida y venerada por los borrachos”.

¿Pero como llego a ser un plato tan humilde, elaborado con ingredientes sencillos, a ser una de los platos más famosos y populares?
Dicen que fue un ex-rey electo de Polonia y suegro del rey Luis XV de Francia - Estanislao I. Leszczynski - a quién descubrió esta sopa tradicional. Desde ese momento dejo de ser un plato de campesinos y pobres. Su fama y popularidad extendido en la corte francés rápidamente y más tarde se convirtió en el plato obligado con el que terminaban las juergas nocturnas parisinas, como recita Dumas.
Un pequeño viaje a través de los sentidos.



Ingredientes:
4 cabezas grandes de cebollas dulces
1 cuchara grande de manteca de oca (si no hay mantequilla)
2 cuchara de harina simple
1,5l caldo de carne
1 cucharita azúcar moreno
1 chorrito de coñac
pimienta negra 
1 hoja de laurel 
1 ramita de tomillo
sal
Para las tostas:
pan tipo baguette
queso rallado yo utilicé semicurado de cabra


Pelamos y cortamos en finísimas rodajas las cebollas. Las reservamos en un plato. En una cazuela grande calentamos la manteca o mantequilla. Cuando se haya derretido introducimos las cebollas, la cucharita de azúcar moreno y un poco de sal. En fuego medio-bajo, removiendo con una cuchara de madera cocinamos hasta que la cebolla quede transparente y blanda (a mi me gusta tostar ligeramente).
Espolvoreamos con la harina (la cebolla) y removemos para mezclar bien. Añadimos el brandy y dejamos 1-2 minutos que se evapore e incorporamos el caldo junto con la hoja de laurel y la ramita del tomillo. Salpimentamos y dejamos durante 20 minutos a fuego muy suave.
Cortamos en rebanadas finas el pan espolvoreamos con el queso rallado y metemos en el horno pre calentado a 200º. Gratinamos durante 5-6 minutos y la servimos inmediatamente, bien caliente junto
con nuestra sopa.




8 comentarios:

María dijo...

Perfecto ejemplo de cómo algo elaborado con los ingredientes más sencillos puede resultar siendo una auténtica delicia! Tus fotos huelen bien hasta aquí!! :)
Un besote!

Trini Altea dijo...

Nunca la he comido y tiene que estar muy buena.....Sana mucho.
Besos. "La Cocina de Trini Altea"

Mou dijo...

deliciosa a mas no poder y con el frio q hace entra de maravilla

Natalia dijo...

Es un plato fantástico, me encanta esta sopa, la primera vez que la probé fue en Paris y estaba tanr rica que le cogí el gustillo.

Un besazo

Pilar. Cook and Spoon dijo...

Yo ya tengo mi cuchara preparada para hundirla en ese maravilloso cuenco. Yo soy sopera hasta la médula. Besos.

Pili dijo...

Que buena es la sopa de cebolla, y que bien que entra cuando hace fresquito! Tiene una pinta estupenda. Besos

Montse dijo...

Pienso hacerla ahora mismo, me encanta para este día tan lluvioso que ha amanecido, me voy una semana al Camino y me pierdo unas recetas exquisitas. Un beso.

connie sua dijo...

Que delicia, me encanta y me recuerda a mi madre, además tus fotos estan preciosas. Ya la tengo en mi Pinterest. Un abrazo.

Publicar un comentario en la entrada